Maltrato Habitual: Qué es y cómo denunciarlo

El delito de Maltrato Habitual está establecido en el artículo 14 de la Ley N° 20.066, el cual fue modificado por la Ley N° 21.013, publicada el 06 de junio de 2017, que elevó su pena y eliminó la necesidad de que el Tribunal de Familia remitiera la causa al Ministerio Público como requisito para iniciar la investigación penal de este delito.

¿Qué es el delito de Maltrato Habitual?

El delito de maltrato habitual consiste en el ejercicio habitual de violencia física o psíquica respecto de alguna de las siguientes personas:

  • Cónyuge
  • Ex Cónyuge
  • Conviviente
  • Ex Conviviente
  • Parientes en línea recta:
    • Consanguinidad: Bisabuelo, Abuelo, Padre, Hijo, Nieto, etc.
    • Afinidad: Suegros, Yerno, Nuera, etc.
  • Parientes en línea colateral hasta el tercer grado:
    • Consanguinidad: Hermanos, Tíos y Sobrinos.
    • Afinidad: Cuñados, Tíos y Sobrinos.
  • Parientes consanguíneos del actual conviviente
  • Menor de edad, Adulto Mayor o Discapacitado que esté bajo el cuidado o dependencia de cualquier integrante del grupo familiar

Violencia Física

Se entiende por violencia física, cualquier manifestación agresiva o de maltrato (golpes, contusiones, zarandeos, empujones bruscos, bofetadas, patadas, etc.), cualquiera que sea su gravedad, sin que sea necesario que deje señales físicas (hematomas, heridas, sangre, etc.)

Violencia Psicológica

Se entiende por violencia psicológica, cualquier acto de acometimiento verbal o de obra, sin contacto corporal directo, que recaiga sobre la psiquis del afectado, que de manera más o menos relevante le provoque un estado de agresión permanente que pueda suponer un ataque a su integridad moral.

Así, por ejemplo, constituyen actos de violencia psicológica: insultos, humillaciones, descalificaciones, amedrentamientos, acosos, tratos degradantes y, en general, todo tipo de violencia verbal.

Nuestros tribunales de justicia han resuelto que no son constitutivos de actos de violencia psicológica: los actos de descortesía o desconsideración,  y el no dormir o compartir el mismo dormitorio.

También han dado importancia a la existencia de un patrón de conducta sistemático en el tiempo, que produce una relación de desigualdad y asimetría de poder entre la víctima y su agresor, o una situación de abuso de poder dentro de las relaciones de familia.

Habitualidad

Para apreciar la habitualidad, se atenderá a los siguientes elementos:

  • Número de actos ejecutados.
  • Proximidad temporal de los mismos, con independencia de que dicha violencia se haya ejercido sobre la misma o diferente víctima.
  • No se considerarán los hechos anteriores respecto de los cuales haya recaído sentencia penal absolutoria o condenatoria.

Sanción del Maltrato Habitual

El delito de Maltrato Habitual está sancionado con una pena que va desde los 61 días hasta los 3 años de presidio.

Si el hecho es constitutivo de un delito de mayor gravedad, se aplicará sólo la pena asignada por la ley al delito más grave. 

¿Cómo denunciar el Maltrato Habitual?

Se puede hacer la denuncia directamente en cualquiera de los siguientes organismos:

  • Carabineros de Chile.
  • Policía de Investigaciones.
  • Cualquier tribunal con competencia penal.
  • Ministerio Público.

Ya no es necesario hacerla primero ante el Tribunal de Familia, para que éste remita los antecedentes al Ministerio Público. Esto fue eliminado por la Ley N° 21.013.

La denuncia podrá formularse por cualquier medio y deberá contener:

  • Identificación del denunciante y su domicilio.
  • Narración circunstanciada del hecho.
  • Quien o quienes lo hubieren cometido.
  • Personas que lo hubieren presenciado o que tuvieren noticia de él.

En caso de denuncia verbal, se levantará un registro en presencia del denunciante, quien lo firmará junto con el funcionario que la recibiere. La denuncia escrita será firmada por el denunciante.